Mediación

   La mediación puede definirse como un procedimiento para la resolución de conflictos por el cual dos personas, por sí mismas, ponen fin a sus controversias mediante la intervención de un tercero, el mediador, que les ayuda a aproximar posturas, pero sin intervenir ni aconsejar en su decisión. Es un procedimiento novedoso para la resolución de conflictos que permite a las partes llegar a un acuerdo por sí mismas y evitar, así, tener que ir a juicio. Además, es mucho más económico que interponer un litigio.  

   El Proceso de mediación es, además, muy rápido. En primer lugar, se organiza una sesión informativa gratuita para informar a las partes, si ambas están de acuerdo, se inicia el proceso que suele durar unas tres sesiones como máximo. Finalmente, si las partes llegan a un acuerdo, se redacta un acta, la cual se puede inscribir y es directamente ejecutable en el juzgado por lo que, en caso de incumplimiento, la parte que sufra el perjuicio no tendrá que pasar por la lentitud de un proceso declarativo, sino que directamente podrá exigir y ejecutar su derecho.

   Desde el Despacho de Pablo Pérez se invita, siempre que sea conveniente, a iniciar un procedimiento de mediación, al objeto de poder evitar interponer un pleito. Si quieres solucionar tus conflictos de una manera rápida y económica, no lo dudes, la mediación es el método adecuado para ello.