Unas Palabras sobre

¿Qúe entiendo por un buen abogado?

El derecho es una materia compleja y en constante cambio. Ello implica que dedicarse a esta profesión no sólo requiere de conocimiento sino de vocación, pues sin ella resulta imposible mantener unos conocimientos jurídicos en un país en constante cambio legislativo. Por eso sólo considero que puede llegar a ser un buen abogado alguien que ame esta profesión y dedique todos los días una hora a reciclar y actualizar sus conocimientos.

Afortunadamente, para mí esta profesión lo es todo. Cada caso es exclusivo y particular de un cliente y considero que lo que una vez funciono para un cliente dificilmente podrá funcionar para oro. Bien por que los casos sean distintos, bien por que la normativa haya cambiado, lo cierto es que el reaprovechamiento jurídico es una falacia. No soy partidario del uso de los formularios para ahorrar costes al cliente, pues entiendo que la labor del abogado debe ser crear escritos únicos y originales para cada caso y para cada cliente, pues en el fondo, los escritos bien hechos, constituyen una verdadera obra de arte.  Por ello, este letrado que te habla desde la humildad te garantiza que va ha dejarse cada centímetro de piel en tu caso, como sí fuera el único que tiene sobre la mesa, para defender tus derechos y que puedas reclamar y conseguir lo que por derecho te pertenece.